Yoga Sincrogaláctico

Yoga Sincrogaláctico: Las Prácticas

El Yoga Sincrogaláctico es un proceso científico de sincronización propia que activa nuestro cuerpo etérico de acuerdo a los códigos supermentales de la consciencia cósmica. A través de las prácticas del Yoga Sincrogaláctico, abrimos nuestra conciencia interna a diferentes formas de yoga junto al orden sincrónico y la manera de integrarlo en la forma de ser yóguica de la vida cotidiana. Todo el yoga tiene como propósito la propia realización.

Los códigos sincrónicos del tiempo crean el contexto y la matriz de significado para entender nuestras exploraciones y experiencias internas. A través de la aplicación y la meditación de estos códigos, el cuerpo y la mente se sincronizan con el orden universal, coordinado por la frecuencia del tiempo 13:20. Este sistema facilita la sincronización propia, donde la mente humana y el alma experimentan la unificación en un noosférico, nivel planetario. Esto alterará radicalmente nuestra propia percepción y la percepción del universo

A través del proceso de sincronización propia, comenzamos a experimentar a muchos otros seres que también están sincronizados a este estado. Es esta unión de seres sincronizados dentro del tablero del circuito planetario la que crea el campo de consciencia planetaria.

En este documento se presentan las bases de las prácticas del Yoga Sincrogaláctico en cuatro niveles:


1) Meditar los Chakras; 

2) Activar los Plasmas Radiales; 

3) Interconectar las Esferas Mentales; 

4) Abrir las Puertas de la Heptada.

Estas prácticas están sincronizadas con el ciclo del calendario de 13 Lunas de 28 días, que crean cuatro ciclos de siete días por Luna (28 días). El ciclo de siete días está codificado por los siete plasmas radiales: Dali, Seli, Gama, Kali, Alfa, Limi y Silio.

Día Uno: DALI

Nivel 1: Medita el Chakra Sahasrara (Corona)

Siéntate en una postura de meditación confortable. Mantén la columna erguida y el cuerpo relajado. Con el cuerpo totalmente inmóvil, practica unos instantes la meditación de la mente natural. 

Una vez que la mente está lo suficientemente clara, dirige tu atención a tu chakra corona o Sahasrara. Hazlo tan claro y prístino como te sea posible, que brille y resplandezca con una energía vibrante. Cuando esté puro y transparente, flotando justo por encima de la parte superior de tu cabeza, deja que se disuelva y se transforme en una flor de loto de mil pétalos violetas. Concéntrate en esta zona en el interior de tu chakra corona. Esta es la entrada a la consciencia cósmica. Este centro contiene la capacidad latente para la iluminación total. Las escrituras yóguicas dicen que el chakra Sahasrara es la sede del alma auto-iluminada o chitta, la esencia de la mente. Este chakra se rige por el principio femenino o Diosa Shakti Maha Shakti (Unión). Cuando este centro
finalmente se despierta, las actividades de la mente cesan y se funden en la luz de la iluminación. Esta es la fuente de la iluminación cósmica. Siente la textura de la luz/calor, calidez y afecto equilibrar tu glándula pineal y corteza cerebral, aportando armonía en todos tus chakras. Todo tu sistema glandular está apaciguado y bañado en la calidez de esta luz divina. En este chakra yace nuestra capacidad para sintonizar, e incluso adoptar diferentes cualidades o etapas del ser. Este es el lugar utilizado por los médiums para canalizar información. Al despertar nuestro chakra corona, nos convertimos en oráculos de luz clara de adivinación planetaria; adivinar es conocer directamente por la mente.

Afirmación del Sahasrara: ¡Que el universo de luz pura pueda infundir nuestro viaje del alma, que la noosfera planetaria pueda convertirse en la corona de radiancia pura!

 

Nivel 2: Activa del Plasma Radial: Dali

Respira profundamente a través de las fosas nasales y permite a tu conciencia fluir por tu nariz y en tu chakra corona. Lleva tu atención al interior del chakra del plasma Dali. Visualiza el símbolo amarillo irradiando cargas de calor sanadoras. Repite lo siguiente mientras te concentras en tu chakra corona: “Mi padre es la consciencia intrínseca, Yo siento el calor”. Siente este poder del calor encenderse en tu chakra corona, brillante como tu consciencia auto-existente innata, libre de conceptualización. Cubre la fosa nasal izquierda con el pulgar izquierdo y respira lenta y profundamente tres veces, inhala y exhala por la fosa nasal derecha. Focalízate en el plasma Dali y siente el calor de la consciencia intrínseca emanando fuera de tu chakra corona. Ahora cubre la fosa nasal derecha con el pulgar derecho y repite, centrando toda tu atención en tu chakra corona, el plasma Dali. Siente este calor desplazarse desde tu chakra corona hacia abajo, por la columna vertebral y hacia las extremidades, penetrando todo tu ser. Tu chakra corona está inundado de calor radiante, que te conecta con el reino de la consciencia cósmica. Entrégate al proceso como si nada más importara. Dali es la primera etapa de tres partes del cuanto sensorial primario. Un cuanto sensorial es la fase de la primera etapa de la experiencia sensorial.

Nivel 3: Interconecta la Primera Esfera Mental (Preconsciente)

El samadhi profundo activa la primera esfera mental. Visualiza la primera esfera mental (preconsciente) en el cerebro, situada en y cubriendo la parte posterior del lóbulo derecho y del cerebelo. Esta esfera es la cámara resonante del cuerpo físico y gobierna el lóbulo posterior derecho del cerebro. Por medio del preconsciente, son programadas la actividad evolutiva de los seres de tercera y cuarta dimensión. Esta esfera corresponde a la primera dimensión del tiempo: Creación Cósmica. Activada por el samadhi profundo, que penetra a las capas más profundas del preconsciente. Esta es la esfera donde están situados los códigos primarios de la creación cósmica. La creación cósmica se refiere al dominio de las fuerzas cósmicas. Esto se produce a través de la auto-creación de la energía del espacio. Aquí, ya no somos las víctimas de patrones y pensamientos de la realidad condicionada. Nos hemos liberado de las pretensiones del falso ser. Aquí estamos creándonos a nosotros mismos y la realidad nuevamente al encarnar las cinco virtudes: Memoria, disciplina, esfuerzo, paciencia y compasión. Para experimentar y activar esta esfera mental ejercita la Meditación de la Mente Natural ampliando la duración del intervalo – el espacio entre los pensamientos.

 

Nivel 4: Abre la Primera Puerta de la Heptada (108)

Comenzamos esta práctica introduciendo los siete mantras solares que abren las
siete puertas solares (véase el capítulo anterior). Para este chakra, el mantra es OM.
Primero visualiza el chakra Sahasrara, la flor de loto de mil pétalos violetas con el plasma Dali
amarillo superpuesto sobre tu corona. Mantén esta visualización y siente cómo los dos se entremezclan
mientras recitas la sílaba sagrada OM, el tiempo que tu respiración puede prolongarla (Patanjali dice
que OM es la sílaba que manifiesta a Dios). OM es el símbolo universal para la vibración del sonido
primordial.
Localiza la Puerta de la Heptada 108 y el símbolo Alfa-Alfa en el perceptor holomental 441. Su
ubicación en la matriz es, V11:H2, segundo circuito, 7a Dimensión del Tiempo: comando cósmico
del tiempo vertical descendente. Ahora, localízalo en tu cuerpo, en la base del cráneo (ver gráfico al
final de este capítulo).

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

8

Visualiza el hiperplasma Alfa-Alfa sobre Dali amarillo en tu chakra corona. Lleva a Alfa-Alfa hacia
la primera esfera mental en la primera dimensión del tiempo (creación cósmica), donde se activa
la mente preconsciente como samadhi profundo. Aquí está el canal intergaláctico (UMB 341) a
través del cual el hiperplasma Alfa-Alfa es segregado en la parte posterior del hemisferio derecho del
cerebro.
Desde la primera esfera mental, dirige mentalmente el hiperplasma Alfa-Alfa hacia el chakra corona
e imprímelo sobre el sello Dali. Mantén esto con cuatro respiraciones, alternando las fosas nasales
(inhala y exhala cuatro veces a través de cada fosa nasal), seguida de una respiración profunda a
través de ambas fosas nasales.
Desciende por la columna central (vertebral), segregando este hiperplasma eléctrico rojo Alfa-Alfa,
en todas las 144.000 fibras etéricas del cuerpo astral. Practica la respiración de fuego, respirando
rápido y superficial a través de la nariz, transmutando cualquier bloqueo u oscurantismo en corrientes
cristalinas de samadhi profundo, extendiéndose a lo largo de todo tu sistema nervioso.
Espectral, Alfa-Alfa rojo eléctrico vibra sutilmente activando fuerza en todas las fibras etéricas.
Asciende nuevamente al canal central y deja a Dali en el chakra corona. Pon de nuevo tu consciencia
en la primera esfera mental, a continuación, cierra y sella la Puerta de la Heptada en la base de tu
cráneo. Relájate y respira lenta y profundamente al menos 13 veces.
Runa UR Armónica 84: El Entero de Vida Galáctica Llega a ser un Medio de Transmisión.
Para la práctica adicional: Localiza la Puerta de la Heptada 108 en Hunab Ku 21. Observa que
corresponde a la Fuerza Primordial, el Anciano de los Días, Galactatrón, Reina del Trono, Neptuno
G/K, el Número de Bode 300. Estudia las conexiones (ver gráfico al final de este capítulo)..

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

9
Día Dos: SELI

Nivel 1: Medita del Chakra Muladhara (Raíz)

Siéntate en una postura de meditación confortable. Mantén la columna erguida y el cuerpo relajado.
Con el cuerpo totalmente inmóvil, practica unos instantes la meditación de la mente natural. Una
vez que la mente está lo suficientemente clara, dirige tu atención a tu chakra raíz o Muladhara. Hazlo
tan claro y prístino como te sea posible, que brille y resplandezca con una energía vibrante. Cuando
esté puro y transparente, pulsando en tu raíz, deja que se disuelva y se transforme en una flor de loto
de cuatro pétalos rojos.
Concéntrate en esta zona en el interior de tu chakra raíz. Este es un chakra fundamental en el Yoga
Kundalini donde comienza el despertar de la fuerza vital; también es la conjunción de 72.000 pares
de terminaciones nerviosas en el cuerpo.
En la filosofía Samkhya, Muladhara es conocido como moola prakriti, la base transcendental de la
naturaleza física. Esta es la base desde la que surgen y fluyen los tres canales psíquicos principales
o nadis hasta la columna vertebral: Ida (fuerza mental), izquierda; Pingala (fuerza vital), derecha; y
Sushumna (fuerza espiritual), centro.
Este chakra esta regido por el principio femenino o Diosa Shakti Dakini (Seguridad). La zona
del cuerpo físico de activación psíquica se extiende desde el chakra raíz hasta el plexo solar. La
información emocional desde el plexo solar entra en el cuerpo físico en la raíz. En su nivel básico, este
chakra gestiona la seguridad y la supervivencia– los instintos básicos.
Este chakra también sirve como un centro de almacenamiento de muchas energías inconscientes,
incluyendo las emociones “inferiores” como la culpa y otros complejos psíquicos. Con el despertar de
este chakra, pasamos del inconsciente al consciente.
Afirmación Muladhara: ¡Que la fuerza yóguica suprema dentro de la consciencia planetaria pueda dirigir
toda manifestación a su realización!

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

10

Nivel 2: Activa el Plasma Radial: Seli

Respira profundamente a través de las fosas nasales y permite a tu conciencia fluir por tu nariz y
en tu chakra raíz. Lleva tu atención al interior del chakra del plasma Seli. Visualiza el símbolo rojo
irradiando corrientes de luz blanca. Este plasma representa la intensidad de la luz interior.
Repite lo siguiente mientras te concentras en tu chakra raíz: “Mi madre es la esfera absoluta, Yo
veo la luz”. Siente esta esfera de luz como la forma perfecta en tu chakra raíz. Esta cualidad de la
perfección es la verdadera naturaleza de la realidad.
Cubre la fosa nasal izquierda con el pulgar izquierdo y respira lenta y profundamente tres veces,
inhala y exhala por la fosa nasal derecha. Focalízate en el plasma Seli y siente la luz de la esfera
absoluta emanando de tu chakra raíz. Ahora cubre la fosa nasal derecha con el pulgar derecho y
repite las tres respiraciones, centrando toda tu atención en tu chakra raíz, en el plasma Seli. Siente
esta luminosidad (luz) emanar desde tu chakra raíz, subiendo por la columna vertebral hacia tu
chakra corona y a continuación, penetrando tu cuerpo hacia las puntas de los dedos de las manos
y los pies. Siente tu cuerpo entero inundado con esta luz radiante, conectándote a la Tierra y
ascendiendo hacia la corona de la consciencia cósmica.
Siente fluir las emanaciones de las corrientes de luz, limpiando y liberando cualquier bloqueo en tu
sistema. La energía de la Gran Madre nutre la raíz de tu ser, la base o asiento de la fuerza Kundalini.
La energía Kundalini (fuerza-vital) es liberada desde la raíz, activando el centro secreto y abriendo el
canal de la sabiduría interior del tercer ojo.
Seli es la segunda etapa de tres partes del cuanto sensorial primario. Un cuanto sensorial
es la fase de la primera etapa de la experiencia sensorial.

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

11

Nivel 3: Interconecta la Segunda Esfera Mental (Sub o Inconsciente)

El samadhi informativo activa la segunda esfera mental.
Visualiza la segunda esfera mental (sub-o inconsciente) en el cerebro y te centras en el nervio óptico,
que abarca la glándula pineal y el cuerpo calloso. Esta esfera mental rige el hemisferio frontal derecho.
Esta esfera contiene todas las percepciones y experiencias de la vida que no han sido registradas
conscientemente, o que han sido filtradas a través de tu mente consciente cotidiana (tercera esfera
mental). Lo que la gente piensa de su personalidad está basado principalmente en su propia evaluación
de sus reacciones a un conjunto de circunstancias. Todos experimentamos un orden y un conjunto de
circunstancias de la vida diferentes y se nos da la misma oportunidad para responder de una manera
consciente o inconsciente y/o de una manera positiva o negativa.
Esta esfera corresponde a la tercera dimensión del tiempo: Sincronización Cósmica. La Sincronización
Cósmica se refiere al dominio del orden sincrónico: la auto-creación a través del tiempo. Aquí,
imprimimos los códigos del orden sincrónico, incorporándolos a nuestro subconsciente.
La segunda esfera mental es activada como samadhi informativo. El cultivo de la consciencia
meditativa ininterrumpida, nos permite acceder a la información que antes estaba fuera del alcance
de nuestra consciencia despierta. El Conocimiento de la Ley del Tiempo permanece latente en
esta esfera mental. La Ley del Tiempo hace consciente lo que estaba previamente inconsciente. De
acuerdo a la Ley del Tiempo toda vida posee energía inconsciente
Esta esfera mental es activada por el cultivo de estados de consciencia periférica, tanto a través de
la meditación como por la contemplación de la Ley del Tiempo: El tiempo como la evolución de la
consciencia.
Si nuestra experiencia diaria permanece inconsciente de la Ley del Tiempo, cuando ocurra una
experiencia en nuestro tiempo-espacio, no nos daremos cuenta de la oportunidad que se nos presenta
para hacerlo consciente. Sin embargo, si somos conscientes de la Ley del Tiempo, nuestras experiencias
son los factores desencadenantes que nos introducen en una consciencia superior.

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

12

Nivel 4: Abre la Segunda Puerta de la Heptada (291)

Visualiza el chakra Muladhara, la flor de loto de cuatro pétalos rojos con el plasma
Seli rojo superpuesto sobre el en tu raíz. Mantén esta visualización y siente cómo
se entremezclan los dos mientras cantas la sílaba sagrada HRAM el tiempo que tu
respiración puede prolongarla.

Localiza la Puerta de la Heptada 291 y el símbolo de Alfa-Beta en el Perceptor Holomental 441. Su
ubicación en la matriz es V11:H5, quinto circuito, 7a dimensión del tiempo, el comando cósmico del
tiempo vertical descendente. Ahora localízalo en tu cuerpo, en la parte media posterior de tu cráneo,
a medio camino entre la base y la corona (ver gráfico al final de este capítulo).
Visualiza el hiperplasma Alfa-Beta sobre Seli rojo en tu chakra raíz. Lleva a Alfa-Beta hacia la
segunda esfera mental en la tercera dimensión del tiempo (sincronización cósmica), donde se
activa el subconsciente como samadhi informativo. Aquí está el canal intergaláctico (UMB 351) a
través del cual el hiperplasma Alfa-Beta es segregado en el hemisferio frontal derecho del cerebro.
Desde la segunda esfera mental, dirige mentalmente el hiperplasma Alfa-Beta al chakra raíz e
imprímelo sobre el sello Seli. Mantén esto con cuatro respiraciones nasales alternativas (inhala y
exhala cuatro veces a través de cada fosa nasal), seguido de una respiración profunda a través de
ambas fosas nasales.
Asciende por la columna central (vertebral), segregando este hisperplasma Alfa-Beta en todas
las 144.000 fibras etéricas del cuerpo astral. Practica la respiración de fuego, respirando rápido
y superficial a través de la nariz, transmutando cualquier bloqueo u oscurantismo en corrientes
cristalinas de samadhi informativo, extendiéndose a lo largo de todo tu sistema nervioso.
Espectral, Alfa-Beta rojo y azul eléctrico vibra activando sutilmente fuerza en todas las fibras
etéricas. Desciende nuevamente al canal central y deja a Seli en el chakra raíz. Asciende al canal
central y pon de nuevo tu consciencia en la segunda esfera mental, a continuación, cierra y sella
la Puerta de la Heptada en el centro de la parte posterior de tu cráneo. Relájate y respira lenta y
profundamente al menos 13 veces.
Harmonic Runa UR Armónica 88: El Entero de Vida Galáctica Realizado como Consciencia Cósmica
Para la práctica adicional: Localiza la Puerta de la Heptada 291 en Hunab Ku 21. Observa que
corresponde al Avatar, el que Alcanza el Conocimiento, el Ejemplar, Tierra G/K, Número de Bode
10. Estudia todas las conexiones (ver gráfico al final de este capítulo).

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

13
Día Tres: GAMA

Nivel 1: Medita el Chakra Ajna (Tercer Ojo)

Siéntate en una postura de meditación confortable. Mantén la columna erguida y el cuerpo relajado.
Con el cuerpo totalmente inmóvil, practica unos instantes la meditación de la mente natural. Una
vez que la mente está lo suficientemente clara, dirige tu atención a tu chakra del tercer ojo o Ajna.
Hazlo tan claro y prístino como te sea posible, que brille y resplandezca con una energía vibrante.
Cuando esté puro y transparente pulsando en tu frente, deja que se disuelva y se transforme en una
flor de loto de dos pétalos color índigo.
Concéntrate en esta zona en el interior de tu chakra del tercer ojo. La concentración en este chakra
despierta la glándula pineal, abriendo tu visión interior a la receptividad de las fuerzas cósmicas; Este
es el portal hacia las dimensiones de la consciencia psíquica y astral.
La palabra “Ajna” está derivada de la raíz Sánscrita que significa “conocer, obedecer o seguir”.
Literalmente, ajna significa “comando” o “centro de control”. A veces también se hace referencia
como el chakra de la mente o el ojo de la sabiduría. El chakra Ajna es el punto donde los tres nadis
principales (Ida, Pingala y Sushumna) se integran en una corriente de consciencia y fluyen hasta el
centro de la corona..
Despertar el chakra Ajna requiere disciplina y concentración persistente. Visualiza un punto de luz
y mantén la concentración en ese único punto de luz para cultivar tu visión interna. El propósito de
esta acción es apaciguar las emociones inferiores, abrir la visión interna y mantener la concentración.
El cultivo del chakra Ajna nos eleva a un nivel de consciencia continua, creando la posibilidad para
la comunicación mente a mente o telepatía.
Este chakra se rige por el principio femenino o Diosa Shakti Hakini (Revelación). Contiene la
llave de la intuición, o sexto sentido –la sintoninzación directa o el conocimiento divino alcanzado
directamente sin la ayuda de los sentidos– lo que es tradicionalmente llamado “gnosis”.
Cuando este centro finalmente se despierta, el cuerpo está inundado con una luz radiante de felicidad
que ilumina todo lo que te propongas. Estás creando una antena transmisora de luz desde el interior

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

14

hacia el exterior para que la inteligencia superior pueda conectar contigo. Una vez disciplinada
suficientemente, tu visión interna puede dirigirse a cualquiera de los otros chakras para recuperar
información, impresiones, recuerdos almacenados y/o percepciones. Es a través del chakra Ajna que
podemos ver la esencia oculta del mundo de las apariencias: pasado, presente y futuro a la vez.
Cuando la mente se purifica, entonces los demás chakras despiertan de forma natural.
Afirmación Ajna: ¡Que nos sea concedida la visión galáctica para transformar toda la materia en radiancia
purificadora del sueño más elevado!

Nivel 2: Activa el Plasma Radial: Gama

Respira profundamente a través de las fosas nasales y permite a tu conciencia fluir por tu nariz y
en tu chakra del tercer ojo. Lleva tu atención al interior del chakra del plasma Gama. Visualiza el
símbolo blanco irradiando hacia todos los puntos del universo con apacible serenidad y ecuanimidad
de cargas de luz y calor.
Repite lo siguiente mientras te concentras en tu chakra del tercer ojo: “Mi linaje es la unión de la
consciencia intrínseca y la esfera absoluta, yo alcanzo el poder de la paz”. Permítete sentir la fusión
de la luz (forma radiante perfecta) y el calor (consciencia intrínseca) dentro del tercer ojo. Siente la
perfección inherente y autoliberación innata de paz que siempre existe en el momento presente.
Para descubrir el linaje del calor y la luz cubre la fosa nasal izquierda con el pulgar izquierdo y respira
profundamente tres veces, inhala y exhala a través de la fosa nasal derecha. En primer lugar, enfócate
en el plasma Dali amarillo en tu corona y siente el calor de la consciencia intrínseca emanando desde
este centro. Ahora, cubre la fosa nasal derecha con el pulgar derecho y respira profundamente tres
veces, inhala y exhala por la fosa nasal izquierda. Enfócate en el luminoso plasma Seli rojo en tu
chakra raíz y siente el suave flujo de la esfera radiante de luz. Contempla el misterio de la luz y el calor.
Ahora fusiona el calor de la corona y la luz de la raíz en tu tercer ojo, el plasma Gama blanco.
Siente la unión pulsando de la consciencia intrínseca (calor) y la esfera absoluta (luz). Tu cuerpo

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

15

entero y sistema glandular es apaciguado y bañado por la calidez de esta divina luz madre/padre.
Con suficiente concentración y práctica, la energía térmica de ambos el chakra corona así como el
universo de luz dimensional superior exterior inunda el tercer ojo y llena el sistema nervioso físico y
astral con una visión radiante, restableciendo nuestro derecho natural de clarividencia.
Gama es la tercera etapa que completa el cuanto sensorial primario de tres partes.
Un cuanto sensorial es la fase de la primera etapa de la experiencia sensorial.

Nivel 3: Interconecta la Tercera Esfera Mental (Consciente Despierto)

La mediumnidad del consciente despierto activa la tercera esfera mental.
Visualiza la tercera esfera mental (consciente despierto) localizada en el cerebro, en la parte anterior
del hemisferio cerebral derecho, encima del ojo derecho. Esta esfera mental generalmente funciona
únicamente con el ser tridimensional, pero en un estado de vigilia que opera en el nivel beta que rige
el hemisferio cerebral frontal izquierdo.
La tercera esfera mental es el medio de la consciencia del pensamiento, decisión y del momento
a momento. Hacerse consciente significa cuestionar que todo vuelve a su origen. El verdadero
conocimiento comienza primero con la curiosidad, un deseo de conocer. Este deseo de conocer crea
el espacio para que surjan preguntas inteligentes. Con estas preguntas viene el deseo de conocer la
respuesta. La información recibida varía de acuerdo a la calidad de la pregunta.
Esta esfera mental rige el poder de la libre voluntad; cuyo obsetivo es ser disciplinado por el ejercicio
de la voluntad en nombre de un propósito coordinado espiritualmente. Cuando esto se logra, entonces
se abre el ojo de la sabiduría y la gnosis se hace posible.
Esta esfera también corresponde a la cuarta dimensión del tiempo: Cubo Cósmico. El cubo cósmico
se refiere al nivel más elevado de la maestría cósmica que nos introduce en los procesos de diseños
mentales de co-creación superior. La forma más directa de activar este nivel de consciencia es
practicar sintonizar el tercer ojo con el Ser Supremo; brillante, lleno de luz, puro, perfecto y libre de
oscurantismos. Mantén la mente fija en la medida de lo posible en este Ser informe; el Creador de
todo Conocimiento e Inteligencia. Deja que tu mente se fusione con toda la creación.
La capacidad de tener la consciencia en un punto, es la clave para la mediumnidad del consciente
despierto. Cuando la mente está concentrada en este punto, a continuación, viene la transcendencia
del subconsciente individual al consciente planetario colectivo.

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

16

Nivel 4: Abre la Tercera Puerta de la Heptada (144)

Visualiza el chakra Ajna, la flor de loto de dos pétalos índigos, con el plasma
Gama blanco superpuesto en tu frente. Mantén esta visualización y siente los dos
entremezclándose mientras cantas la sílaba sagrada HRAHA, el tiempo que tu
respiración puede prolongarla.

Localiza la Puerta de la Heptada 144 y el símbolo de Beta-Beta en el Perceptor Holomental
441. Su localización en la matriz es V11:H20, segundo circuito, 8a dimensión del tiempo,
comando cósmico del tiempo vertical ascendente. Ahora localízalo en tu cuerpo, en la parte
frontal de tu cráneo, entre las cejas (ver gráfico al final de este capítulo.
Visualiza el hiperplasma Beta-Beta sobre Gama blanco en tu chakra del tercer ojo. Lleva Beta-Beta
hacia la tercera esfera mental en la cuarta dimensión del tiempo (cubo cósmico), donde es activada
la mente consciente como el despertar de la mediumnidad. Aquí está el canal intergaláctico (UMB
321) a través del cual el hiperplasma Beta-Beta es segregado en la frente, hemisferio izquierdo del
cerebro..
Desde la tercera esfera mental, dirige mentalmente el hiperplasma Beta-Beta al chakra del tercer
ojo e imprímelo sobre el sello Gama. Mantén esto con cuatro respiraciones nasales alternativas
(inhala y exhala cuatro veces a través de cada fosa nasal), seguido de una respiración profunda a
través de ambas fosas nasales. .
Desciende por la columna central (columna vertebral), segregando este hiperplasma Beta-Beta en
todas las 144.000 fibras etéricas del cuerpo astral. Practica la respiración de fuego, respirando rápido
y superficial a través de la nariz, transmutando cualquier bloqueo u oscurantismo en corrientes
cristalinas de mediumnidad del cosciente despierto propagándolo a lo largo de todo tu sistema
nervioso.
Espectral, Beta-Beta azul eléctrico vibra activando sutilmente fuerza en todas las fibras etéricas.
Asciende nuevamente al canal central y deja a Gama en el chakra del tercer ojo. Pon de nuevo tu
consciencia en la tercera esfera mental, a continuación cierra y sella la Puerta de la Heptada en tu
tercer ojo. Relájate y respira lenta y profundamente al menos 13 veces.
Harmonic Runa UR Armónica 91: El Entero de Arte Galáctico Define el Espacio.
Para la práctica adicional: Localiza la Puerta de la Heptada 144 en Hunab Ku 21. Observa
que corresponde a la Suma Sacerdotisa, Esencia del Espíritu, Urania, la Dama de los
Vientos, Urano G/K, Número de Bode 196.

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

17

Día Cuatro: KALI

Nivel 1: Medita El Chakra Svadhisthana (Centro Secreto)

Siéntate en una postura de meditación confortable. Mantén la columna erguida y el cuerpo relajado.
Con el cuerpo totalmente inmóvil, practica unos instantes la meditación de la mente natural. Una
vez que la mente está lo suficientemente clara, dirige tu atención a tu chakra del centro secreto o
Svadhisthana. Hazlo tan claro y prístino como te sea posible, que brille y resplandezca con una energía
vibrante. Cuando esté puro y transparente, pulsando en tu centro secreto, deja que se disuelva y se
transforme en una flor de loto de seis pétalos naranjas.
Concéntrate en esta zona en el interior de tu chakra del centro secreto. Esta es la sede de la conciencia
sexual y contiene una energía sumamente poderosa. También es la sede de la consciencia corporal.
En la tradición yóguica, el Svadhisthana se conoce como el sustrato o base de la consciencia
humana individual. Es el contenedor de todos los karmas, impresiones, vidas pasadas y experiencia
previa, o el inconsciente, ya que está relacionado específicamente con la formación de la
personalidad terrenal o personaje circunstancial.
Este chakra esta regido por el principio femenino o la Diosa Shakti Rakini (Sexualidad). Este
es el lugar que almacena la mayor parte de los bloqueos psíquicos y karma – el karma colectivo
del inconsciente. Debemos despertar el centro secreto para abrir nuestra visión interna a la
receptividad de la electricidad cósmica..
Cuando este centro está finalmente despierto, el cuerpo se inunda de electricidad cómica que conecta
todos los demás chakras. Este es el área para transmutar y recanalizar la poderosa energía sexual o
kundalini en una forma superior de electricidad. La energía almacenada en este chakra se puede
utilizar para vitalizar los diferentes niveles del ser.
Afirmación Svadhisthana: ¡Que las fuerzas supramentales reúnan sus estructuras electroplásmicas de
evolución espiritual y las liberen en la noosfera!

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

18

Nivel 2: Activa el Plasma Radial: Kali

Respira profundamente a través de las fosas nasales y deja que tu conciencia fluya por tu nariz y
descienda a tu chakra del centro secreto. Lleva tu atención al interior del chakra del plasma Kali.
Visualiza el símbolo azul irradiando corrientes de luz blanca.
Siente reunirse el plasma Kali en el centro secreto, representando la cualidad de la luz calor
intensificado, que también está asociado con la energía sexual o kundalini.
Repite lo siguiente mientras te enfocas en tu centro secreto: “Mi nombre es el glorioso nacido del loto,
Yo catalizo la luz-calor interior”. Siente dentro de ti este luz-calor, la electricidad autogenerada que
surge desde una condición de pureza inmaculada.
Cubre la fosa nasal izquierda con el pulgar izquierdo y respira profundamente tres veces, inhala y
exhala por la fosa nasal derecha. Focalízate en el plasma Kali y siente la intensidad de la luz y el
calor que emana a través de tu chakra del centro secreto. Ahora, cubre la fosa nasal derecha con el
pulgar derecho y repite las tres respiraciones. Céntrate en el plasma Kali y siente esta consciencia
intrínseca de luz y calor pulsando desde tu chakra del centro secreto en todo tu ser. Siente el flujo
de las corrientes de luz y calor catalizando tu sistema entero, en espirales cada vez más sutiles de
radiancia. Esta poderosa energía emana desde tu centro secreto, activando, circulando y vigorizando
todos los demás chakras. Tú eres el glorioso nacido del loto, nacido del Padre Calor y la Madre Luz.
El plasma Kali es el vínculo entre los tres plasmas sensoriales de luz-calor y los tres plasmas
telepáticos. Es el agente catalítico entre el cuanto sensorial térmico/lumínico y el cuanto
telepático subatómico.

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

19

Nivel 3: Interconecta la Cuarta Esfera Mental (Consciente Continuo)

El control de la mente superior activa la cuarta esfera mental.
Visualiza la cuarta esfera mental (consciente continuo) localizada en el cerebro sobre el ojo izquierdo
en el hemisferio cerebral izquierdo. Esta esfera mental controla y gobierna el hemisferio posterior
izquierdo.
El consciente continuo es la capacidad de mantener una forma de pensamiento consciente sucesiva,
durante un largo e ininterrumpido periodo de tiempo. En términos de la Ciencia Cósmica, el
consciente contínuo es la capacidad del 4-D “Otro” de mantener comunicación directa con el 5-D
“Ser Superior” y continuar para establecer y extender la realización de la totalidad al “ser” de 3-D.
Esta esfera corresponde a la segunda dimensión del tiempo: Ascensión Cósmica. La ascensión cósmica
se refiere a la maestría de los poderes superiores de percepción y proyección telepática. Esto significa
que podemos percibirnos a nosotros mismos en cualquier lugar en el universo y proyectarnos a los
lugares que sean necesarios.
Para cultivar el consciente continuo elige un pensamiento, una estructura mental o una serie de
números en los que enfocarte. También puedes practicar mantener una geometría proyectiva,
como un icosaedro o dodecaedro. Concéntrate y llena por completo tu mente con esta percepción
interna o constructo mental –manténla ocupada con este pensamiento. En el momento en que otro
pensamiento intente entrar en la mente, desplázalo de inmediato con el constructo-pensamiento
sobre el que te estás concentrando.
Continúa hasta que adquieras la habilidad de poder concentrarte en algo durante tanto tiempo como
desees, o hasta que aparezca ante ti con una claridad alucinatoria. El entrenamiento constante en
el control de tu mundo de pensamientos te prepara para el descenso de la consciencia supermental.
Analiza cada pensamiento que surja. Si un pensamiento no es constructivo o armonioso, déjalo
ir inmediatamente. Haz esto tantas veces como sea necesario hasta que se convierta en segunda
naturaleza. Cuando consigas esta capacidad experimentarás el control de la mente superior: ya no
eres el ejecutor o el pensador, sino el ser superior ha intervenido.

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

20

Nivel 4: Abre la Cuarta Puerta de la Heptada (315)

Visualiza el chakra Svadhisthana, la flor de loto de seis pétalos naranjas, con
el plasma Kali azul superpuesto sobre tu área sacral. Mantén esta visualización
y siente como se entremezclan los dos mientras cantas la sílaba sagrada HRIM,
todo el tiempo que tu respiración pueda sostenerlo.

Localiza la Puerta de la Heptada 315 y el símbolo de Beta-Alfa en el Perceptor Holomental 441. Su
localización en la matriz es, V11:H17, quinto circuito, 8a dimensión del tiempo, comando cósmico de
tiempo vertical ascendente. Ahora localízalo en tu cuerpo en la parte superior de tu frente, justo por
encima del tercer ojo (ver gráfico al final de este capítulo).

Visualiza el hiperplasma Beta-Alfa sobre Kali azul en tu chakra del centro secreto. Lleva Beta-
Alfa hacia la cuarta esfera mental en la segunda dimensión del tiempo (ascensión cósmica)

donde se activa el consciente continuo como control de la mente superior. Aquí está el canal
intergaláctico (UMB 331) a través del cual el hiperplasma Beta-Alfa es segregado en la parte
posterior del hemisferio izquierdo del cerebro.
Desde la cuarta esfera mental, dirige mentalmente el hiperplasma Beta-Alfa al chakra del centro
secreto e imprímelo sobre el sello Kali. Mantén esto con cuatro respiraciones nasales alternativas
(inhala y exhala cuatro veces a través de cada fosa nasal), seguido de una respiración profunda a
través de ambas fosas nasales.
Asciende por la columna central (columna vertebral), segregando este hiperplasma Beta-Alfa en
todas las 144.000 fibras etéricas del cuerpo astral. Practica la respiración de fuego, respirando rápido
y superficial a través de la nariz, transmutando cualquier bloqueo u oscurantismo en corrientes de
cristal transparende del control de la mente superior extendiéndose a lo largo de todo tu sistema
nervioso.
Espectral, Beta-Alfa azul y rojo eléctrico vibra activando sutilmente fuerza en todas las fibras
etéricas. Desciende de regreso al canal central y deja a Kali en el chakra del centro secreto. Retrocede
y asciende al canal central y pon de nuevo tu consciencia en la cuarta esfera mental, a continuación,
cierra y sella la Puerta de la Heptada en el frente de la parte superior de tu cráneo. Relájate y respira
lenta y profundamente al menos 13 veces.
Harmonic Runa UR Armónica 95: El Entero de Arte Galáctico llega a ser Meditación de la Realidad.
Para la práctica adicional: Localiza la Pta Heptada 315 en Hunab Ku 21. Observa que ésta
corresponde al Profeta, el Renovador de la Cultura, el Maestro del Mundo; Marte S/P, No Bode 16.

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

21
Día Cinco: ALFA

Nivel 1: Medita el Chakra Vishuddha (Garganta)

Siéntate en una postura de meditación confortable. Mantén la columna erguida y el cuerpo relajado.
Con el cuerpo totalmente inmóvil, practica unos instantes la meditación de la mente natural. Una vez
que la mente está lo suficientemente clara, dirige tu atención a tu chakra de la garganta o Vishuddha.
Hazlo tan claro y prístino como te sea posible, que brille y resplandezca con una energía vibrante.
Cuando esté puro y transparente irradiando desde tu garganta, deja que se disuelva y se transforme
en una flor de loto de dieciséis pétalos azules.
Concéntrate en esta zona en el interior de tu chakra de la garganta. Este centro contiene la voluntad de
comunicar y extenderse uno mismo a los demás en patrones de pensamiento y conducta instructivos.
El chakra Vishuddha es el canal de comunicación que trae la cuarta dimensión a través de la
tercera dimensión. Este se ocupa tanto de los cuerpos mental y emocional y es el centro para la
expresión artística y la comunicación inteligente derivada de las esferas mentales superiores (5a y
6a).
El chakra Vishuddha se conoce en algunas tradiciones yóguicas como el chakra del renacimiento
espiritual, y en el yoga Kundalini como la “fuente de la juventud”, el lugar donde comienza el
rejuvenecimiento físico espontáneo. Para activar el chakra Vishuddha puedes recitar oraciones,
cantar canciones devocionales o practicar mantras. Canta “Ahhh” siete veces para abrir el chakra
de la garganta.
Este chakra se rige por el principio femenino o Diosa Shakti Shakini (Conocimiento). El Vishuddha
es también el centro de purificación y discriminación y el lugar del vijnana, o sabiduría analítica
divina. Al centrar nuestra atención en este chakra, podemos discriminar entre mensajes de la mente
superior y mensajes del ego.
El chakra Vishuddha está relacionado con Nada Yoga, o la rama del yoga Kundalini relacionada con
la vibración del sonido (Vishuddha y Muladhara se consideran los dos centros básicos de vibración).
El chakra Muladhara corresponde a la raíz vibratoria cósmica, mientras que el chakra Vishuddha
es el receptor de las armónicas superiores de la música de las esferas. Cuando este chakra alcanza
su estado más elevado, los sonidos emitidos asumen cualidades mágicas que cambian el espacio del
oyente a través de la vibración. Este chakra también puede ser utilizado como una estación receptora

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

22

para sintonizar con los pensamientos y sentimientos de las personas, tanto lejanas como cercanas.
Este es el centro de recepción supermental de las ondas de pensamiento y transmisión que discrimina
y luego, dirige los mensajes al chakra apropiado. Mientras despierta este chakra, podemos comenzar
a orientar las energías del cuerpo, desde los chakras inferiores a los superiores, reconectando nuestra
expresión como canales resonantes superiores del cosmos.
Nota: El canal nervioso en la garganta también está asociado con el nadi kurma, el nadi tortuga.
Cuando este nadi se despierta, el practicante es capaz de superar completamente el deseo y la
necesidad de comer y de beber. (Esto ha sido demostrado por muchos yoguis, especialmente en
la India. Puedes encontrar ejemplos de tales yoguis/yoguinis en Autobiografía de un Yogui, por Sri
Paramahansa Yogananda).
Afirmación del Vishuddha: ¡Que la visión de los ancianos estelares de los grandes concilios de luz y
sabiduría, hablen a través de mí para que todos puedan ascender a la gracia sublime!

Nivel 2: Activa el Plasma Radial: Alfa

Respira profundamente a través de las fosas nasales y deja que tu conciencia fluya por tu nariz y
descienda a tu chakra de la garganta. Pon tu atención en el interior del centro del chakra del plasma
Alfa. Visualiza el símbolo amarillo irradiando corrientes luminosas de luz blanca.
Siente la vibración eléctrica del plasma Alfa reunirse en el centro garganta. Este centro activa la
carga eléctrica doble extendida, que está en resonancia telepática con el Polo Sur. Repite lo siguiente
mientras te enfocas en tu chakra garganta: “Mi país es la esfera última no nacida, Yo libero el
electrón doble-extendido en el Polo Sur”. No nacida se refiere al estado incondicional indestructible,
que penetra el universo entero desde el principio sin principio hasta el fin sin fin. Siente cómo tu
consciencia se alinea con la consciencia Universal a medida que tu vibración se eleva a la frecuencia
de la nueva Tierra. Todos los nudos y oscurantismos se disuelven desde tu corriente mental, mientras
te fundes en el gran océano de la mente universal superconsciente.

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

23

Cubre la fosa nasal izquierda con el pulgar izquierdo y respira profundamente tres veces, inhala
y exhala a través de la fosa nasal derecha. Focalízate en el plasma Alfa y siente la luz que fluye
abundantemente desde la Mente Universal, purificando tu chakra garganta y limpiando todos tus
canales de comunicación. Ahora, cubre la fosa nasal derecha con el pulgar derecho y repite las tres
respiraciones, centra toda tu atención en el chakra de la garganta. Tu chakra de la garganta emana
sonidos de vibraciones sanadoras animando y resonando a los demás chakras. Tú eres el creador de
las nuevas historias, el narrador de los nuevos cuentos.
La carga del plasma Alfa es la primera etapa del cuanto telepático de tres partes. En
el centro de Alfa siente las cargas integradas de los cuantos sensoriales: Dali, Seli
y Gama, transmutadas por Kali, en la carga telepática Alfa. Luego extendiendo tu
mente telepáticamente al sur del Planeta, libera el electrón doble-extendido en el
Polo Sur.

Nivel 3: Interconecta la Quinta Esfera Mental (Superconsciente)

El superconsciente hiperelectrónico activa la quinta esfera mental.
Visualiza la quinta esfera mental (superconsciente) situada en el cerebro sobre la oreja izquierda
en el hemisferio cerebral izquierdo. Es la sede del ser superior quintidimensional y funciona con
el “Otro”cuatridimensional. Esta esfera mental rige y activa el hemisferio lateral derecho a medio
camino entre el oído derecho y la sien derecha donde envía impulsos paranormales a la primera esfera
mental: preconsciente.
El superconsciente se encuentra tras el velo del consciente despierto. A veces se le conoce como como
consciencia cósmica o consciencia crística; la dicha de la consciencia auto-existente que transciende
la creación. La calidad de nuestros pensamientos y atención es clave para aprovechar estos poderes
superconscientes. Nuestros pensamientos son líneas de fuerza electrónicas que se liberan en la
atmósfera y crean efectos específicos de acuerdo a la fuerza del pensamiento. Encarnar un estado
superconsciente de la mente requiere una persistente y atenta concentración y devoción a la práctica
de la meditación.
Esta esfera corresponde a la quinta dimensión del tiempo, el tiempo radial del Ser Superior
superconsciente quintidimensional. Se caracteriza por una hiper claridad eléctrica que definitivamente
no es “de este mundo”. Esta esfera se activa cada vez más con el advenimiento de la noosfera, y se
caracteriza por una percepción holística total. Incorporando el consciente continuo de la cuarta esfera
mental, el superconsciente se expande en ondas de mentación del ser superior quintidimensional.

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

24

Una onda de “mentación” es una configuración de potencialidades telepáticas, independiente del
lenguaje, y basada en órdenes enteros de preceptos supermentales, intrínsecos al conocimiento no
egoico. Para cultivar una mente superconsciente, medita la Tierra entera como un único organismo
que se mantiene unido por un campo de pensamiento universal

MEDITACIÓN DE LA TIERRA ENTERA

Visualízate a ti mismo justo donde estás. Observa el espacio en que te encuentras, ya sea dentro o fuera.
Ahora elévate fuera del entorno en el que estás y, desde arriba mira hacia abajo. Elévate un poco más y observa
toda la calle o zona en que te encuentras. Ahora expándete hacia afuera y elévate más y más hacia el espacio.
Desde el espacio, mira la Tierra como un simple mandala azul luminoso. Mira la Tierra desde todos los ángulos.
Obsérvala como una esfera planetaria, una rueda que gira en el espacio con un valor esencial, su dharma o
verdad. El dharma, o atributo de la Tierra, es su capacidad para sostener vida.
Visualiza la totalidad de la vida en la Tierra, desde los animales, a las plantas, a los humanos, descendiendo
hasta los insectos y el plancton. Míralo todo como un sistema entero. La totalidad de la vida sobre la Tierra es la
biosfera, o la esfera de vida que cubre la superficie de la Tierra, como una película o un manto vibrante que está
siempre en movimiento. Visualiza realmente cómo todas las formas de vida diferentes y procesos constituyen
una unidad en esta esfera azul brillante.
Ahora, deja que tu mente penetre bajo la superficie de la Tierra. Siente las capas esféricas de sedimento
y rocas cristalinas. Ve al núcleo y encuentra el octaedro de cristal de hierro macizo. Siente este núcleo cristal
como un receptor de radio dinámico, alargado en la dirección de cada uno de sus polos magnéticos. Colócate
en meditación en el mismo centro del receptor de radio de cristal. ¿Qué está recibiendo la Tierra? ¿Qué
está transmitiendo la Tierra? ¿Dónde está recibiendo la Tierra? ¿Qué mensajes te está dando la Tierra en este
momento?

Nota: La aplicación de técnicas de meditación pura avanzadas son necesarias para unificarnos con el
espacio cósmico universal. Las formas de pensamiento telepático supernormativo siempre proceden de la quinta
esfera mental, el superconsciente.

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

25

Nivel 4: Abre la Quinta Puerta de la Heptada (414)

Visualiza el chakra Vishuddha, la flor de loto de dieciséis pétalos azules con el
plasma Alfa amarillo superpuesto sobre tu garganta. Mantén esta visualización y
siente como se entremezclan los dos mientras cantas la sílaba sagrada HRAUM,
el tiempo que tu respiración puede prolongarla.

Localiza la Puerta de la Heptada 414 y el símbolo de Hiperelectrón en el Perceptor Holomental 441.
Su localización en la matriz es V11:H14, octavo circuito, 9a dimensión del tiempo, núcleo del tiempo
interior. Ahora localízalo en tu cuerpo, en la parte frontal superior central de tu cráneo (ver gráfico
al final de este capítulo).
Visualiza el Hiperelectrón con la espiral del campo de fuerza Kuali rojo sobre Alfa amarillo en tu
chakra garganta. Lleva el Hiperelectrón a la quinta esfera mental, en la quinta dimensión (campo de
fuerza electro-térmico Kuali rojo, H11:V1-7, tiempo a la derecha) donde se activa el superconsciente
como superconsciente hiperelectrónico informando a las esferas mentales una y dos.
Desde la quinta esfera mental, dirige mentalmente el Hiperelectrón negro al chakra garganta e
imprímelo sobre el sello Alfa. Mantén esto con 4 respiraciones nasales alternas (inhala y exhala 4
veces a través de cada fosa nasal), seguido de una respiración profunda por ambas fosas nasales.
Desciende por la columna central (vertebral), segregando el Hiperelectrón (campo de fuerza
Kuali rojo) en todas las 144.000 fibras etéricas del cuerpo astral. Practica la respiración de fuego,
respirando rápido y superficial a través de la nariz, transmutando cualquier bloqueo u oscurantismo
en corrientes cristalinas del superconsciente hiperelectrónico, extendiéndose a lo largo de todo tu
sistema nervioso
El Hiperelectrón negro con el espectral, campo de fuerza Kuali rojo eléctrico, vibra activando
sutilmente fuerza electrónica en todas las fibras etéricas. Desciende de regreso al canal central y deja
a Alfa en el chakra garganta. Pon de nuevo tu consciencia en la quinta esfera mental, a continuación,
cierra y sella la Puerta de la Heptada, en la parte frontal superior central de tu cráneo. Relájate y
respira lenta y profundamente al menos 13 veces.
Runa UR Armónica 90: El Entero del Arte Galáctico Definido por el Tiempo
Para la práctica adicional: Localiza la Puerta de la Heptada 414 en Hunab Ku 21. Observa que esta
corresponde al Iluminado, Portador de la Verdad Suprema, el Renovador de la Vida, Titular de la
Sabiduría del Tiempo-Espacio; Plutón G/K, Número de Bode 388.

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

26
Día Seis: LIMI

Nivel 1: Medita el Chakra Manipura (Plexo Solar)

Siéntate en una postura de meditación confortable. Mantén la columna erguida y el cuerpo relajado.
Con el cuerpo totalmente inmóvil, practica unos instantes la meditación de la mente natural. Una
vez que la mente está lo suficientemente clara, dirige tu atención a tu chakra del Plexo Solar o
Manipura. Hazlo tan claro y prístino como te sea posible, que brille y resplandezca con una energía
vibrante. Cuando esté puro y transparente, irradiando desde tu plexo solar, deja que se disuelva y se
transforme en una flor de loto de diez pétalos amarillos.
Concéntrate en esta zona en el interior de tu chakra del plexo solar. El plexo solar está considerado
el segundo cerebro y el almacén central del prana. La energía almacenada en este chakra puede
utilizarse para conectarnos tanto de forma individual y como un planeta, a través del Sol, al núcleo
galáctico, Hunab Ku. En la tradición Tibetana este chakra es conocido como mani padma, o “loto
enjoyado” Este es el punto donde se reúnen las 72.000 terminaciones nerviosas (a cada lado del
cuerpo), para un total de 144.000 terminaciones nerviosas.
Este chakra se rige por el principio femenino o Diosa Shakti Lakini (Autoridad). Este chakra está
también asociado con la fuerza de voluntad, y el poder en general; ya que es el lugar de empoderamiento
y desapoderamiento, juicio e identidad. El plexo solar es la cámara procesadora de la energía intuitiva/
instintiva y la inteligencia emocional. Esta energía es transferida al chakra del corazón, donde la
transducción de la energía emocional es experimentada como la “inteligencia del corazón”.
La meditación en el chakra Manipura lleva al conocimiento de todo el sistema del cuerpo físico y
sutil. Cuando este centro es purificado y despertado, entonces es posible reconectar (vía “autopista”
etérica del Kuxam Suum o cordón umbilical cósmico) con el centro de la galaxia, Hunab Ku. Cuando
se produce esta reconexión, el cuerpo se vuelve libre de enfermedad y luminoso, y la consciencia no
vuelve a caer a un estado inferior.
Este chakra a menudo es comparado con el calor y el poder del Sol, que irradia y distribuye energía
pránica a lo largo de todo el sistema humano. Para despertar este chakra, respira lentamente en el
plexo solar y siente la expansión y contracción del ombligo, mientras inhalas y exhalas a través del
ombligo. Inhala, sostén y contrae el estómago, a continuación empújalo hacia afuera cuando exhales.
Haz esto varias veces enfocándote en la purificación de la zona abdominal.

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

27

Desde este centro siente el Kuxan Suum como la fibra etérica que fluye directamente al centro de
la galaxia, haciendo del chakra del plexo solar un receptáculo de información vital. El Kuxan Suum
conecta el circuito planetario con los circuitos solar y galáctico.
A través de un esfuerzo de voluntad imaginal, podemos dirigir nuestro cuerpo astral a través de la
membrana reflectante del campo planetario al Sol y por último al núcleo galáctico. Esta es la zona
que nos permite transmutar y anular las emociones primitivas inferiores, al abrirnos para recibir la
afluencia de la energía cósmica superior. Es importante visualizar al Kuxan Suum como un hilo
etérico luminoso que se extiende desde el plexo solar hasta el centro de la galaxia. Esto nos establece
en el orden galáctico de la realidad.
Afirmación de Manipura: ¡Que nuestras percepciones se organicen en una totalidad cósmica, que todos
podamos ser uno con el orden radializado de la Fuente Primordial!

Nivel 2: Activa el Plasma Radial: Limi

Respira profundamente a través de las fosas nasales y deja que tu conciencia fluya por tu nariz y
descienda a tu chakra del plexo solar. Lleva tu atención al interior del chakra del plasma Limi.
Visualiza el símbolo rojo irradiando corrientes luminosas de luz blanca.
Siente vibrar el plasma Limi, eléctricamente reunido en el plexo solar, representando la carga eléctrica
del electrón mental, que está en resonancia telepática con el Polo Norte.
Repite lo siguiente mientras te enfocas en tu chakra del plexo solar: “Yo consumo pensamientos
dualistas como alimento, yo purifico el electrón mental en el Polo Norte”. Percibe todos los
pensamientos condicionados disueltos en la luz de la consciencia intrínseca.
Cubre la fosa nasal izquierda con el pulgar izquierdo y respira profundamente tres veces, inhala y
exhala a través de la fosa nasal derecha. Focalízate en el plasma Limi y siente la conexión galáctica
del plexo solar. Ahora, cubre la fosa nasal derecha con el pulgar derecho y repite las tres respiraciones.
Enfoca toda tu atención en tu chakra del plexo solar, el plasma Limi, y percibe la realidad del ser

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

28

galáctico latido, respirado e irradiado desde tu chakra del plexo solar en el mundo.
Siente el plasma Limi reunido en el plexo solar, representado la carga del electrón mental en resonancia
telepática con el Polo Norte. La carga Limi es el segundo de los tres plasmas que forman el cuanto
telepático. Este es el segundo plasma telepático donde asumes las trasmutaciones del cuanto sensorial
y las exhalas en el mundo a través de tu plexo solar, emanando vibraciones que estabilizan el cuerpo
astral y emocional, calmando al resto de los chakras.
En el centro de Limi siente las cargas integradas de los cuantos sensoriales: Dali, Seli y Gama,
transmutadas por Kali y la carga telepática Alfa que inicia los cuantos telepáticos.
Luego, al extender tu mente telepáticamente al norte del Planeta, coloca el electrón
mental en el Polo Norte y purifícalo.

Nivel 3: Interconecta la Sexta Esfera Mental (Consciente Subliminal)

El consciente subliminal hiperneutrónico activa la sexta esfera mental.
Visualiza la sexta esfera mental (consciente subliminal) situada en el cerebro sobre la oreja derecha
en el hemisferio cerebral derecho. Esta esfera rige y controla el hemisferio lateral izquierdo. (Observa
cómo la 5a y 6a esferas mentales rigen las partes del cerebro opuestas a su emplazamiento, presentando
un tipo de polaridad cruzada).
Subliminal significa que estás funcionando independiente del pasado y futuro; este es el modo en
que las personas pueden contactar con diferentes entidades en diferentes planos de existencia. Ya
que el consciente subliminal es independiente del pasado y futuro, puedes sintonizarlo en el nivel
consciente, suspendiendo todos los programas de pensamiento condicionados. Esta esfera mental
funciona con el “ser” tridimensional, almacenando las impresiones que luego son transmutadas
en patrones de comunicación subliminal.
La sexta esfera mental nos permite acceder a lo parapsíquico, el reino supramental. Esta es la sede
del sistema de escaneo telepático y los programas interdimensionales. Para experimentar esto,
relájate y enfoca tu respiración consciente en los pasajes psíquicos entre los centros raíz, plexo solar y
garganta. Siente la circulación de la energía ascendente y visualízate como un antena cósmica de una
inteligencia superior. Ábrete para convertirte en un receptor telepático de la mente superior, capaz
de transmitir y recibir mensajes subliminales.

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

29

Esta intención, mantenida a través de una conciencia meditativa sin distracción, no conceptual,
activa una receptividad telepática de la mente superior. Esto también puede ser realizado y cultivado
a través del ensueño.
Observa que esta esfera mental contiene impulsos subliminales sugestivos que afectan a las funciones
tridimensionales como “destellos intuitivos” (pero que en realidad pueden ser transmisiones telepáticas
desde puntos remotos de la civilización cósmica supermental, tratando de establecer “contacto”). Estos
contactos dejan impresiones en la sexta esfera mental, que pueden ser transmitidas o transducidas en
cualquier número de formas, que incluyen silbidos en los oídos, imágenes subliminales o hipnóticas,
déjà vus, etc.

Nivel 4: Abre la Sexta Puerta de la Heptada (402)

Visualiza el chakra Manipura, la flor de loto de diez pétalos amarillos con el
plasma Limi rojo superpuesto sobre tu plexo solar. Mantén esta visualización
y siente como se entremezclan los dos mientras cantas la sílaba sagrada HRUM, el tiempo que
tu respiración puede prolongarla.
Localiza la Puerta de la Heptada 402 y el símbolo del Hiperneutrón en el Perceptor Holomental 441.
Su localización en la matriz es V11:H8, octavo circuito, 9a dimensión del tiempo, núcleo del tiempo
interior. Ahora localízalo en tu cuerpo en la parte posterior superior central de tu cráneo (ver gráfico
al final de este capítulo).
Visualiza el Hiperneutrón con el campo de fuerza rectilíneo Duar azul sobre Limi rojo en tu
chakra del plexo solar. Lleva el Hiperneutrón hacia la sexta esfera mental en la sexta dimensión
del tiempo (campo de fuerza electrolumínico Duar azul, H11:V15-21, tiempo a la izquierda) donde
se activa el consciente subliminal como consciente subliminal hiperneutrónico informando a las
esferas mentales tres y cuatro.
Desde la sexta esfera mental, dirige mentalmente el Hiperneutrón al chakra del plexo solar e
imprímelo sobre el sello Limi. Mantén esto con cuatro respiraciones nasales alternativas (inhala
y exhala cuatro veces a través de cada fosa nasal), seguido de una respiración profunda a través de
ambas fosas nasales.
Asciende por la columna central (vertebral), segregando el Hiperneutrón (campo de fuerza Duar
azul) en las 144.000 fibras etéricas del cuerpo astral. Practica la respiración de fuego, respirando
rápido y superficial a través de la nariz, transmutando cualquier bloqueo u oscurantismo, en corrientes

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

30

cristalinas del consciente subliminal hiperneutrónico, extendiéndose a lo largo de todo tu sistema
nervioso.
El Hiperneutrón negro con el espectral, campo de fuerza Duar azul eléctrico, vibra
activando sutilmente una fuerza neutrónica en todas las fibras etéricas. Desciende de regreso al
canal central y deja a Limi en el chakra del plexo solar. Pon de nuevo tu consciencia en la
sexta esfera mental, a continuación, cierra y sella la Puerta de la Heptada en la parte posterior
de la parte superior central de tu cráneo. Relájate y respira lenta y profundamente al menos 13
veces.
Runa UR Armónica 81: La Radiogénesis Establece el Entero de Vida Galáctica.
Para la práctica adicional: Localiza la Puerta de la Heptada 402 en Hunab Ku 21. Observa que este
corresponde al Yogui/Yoguini, el Maestro de la Meditación, Titular de la Sabiduría Transcendental;
Neptuno S/P, Número de Bode 300. Estudia todas las conexiones (ver gráfico al final de este capítulo).

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

31
Día Siete: SILIO

Nivel 1: Medita el Chakra Anahata (Corazón)

Siéntate en una postura de meditación confortable. Mantén la columna erguida y el cuerpo relajado.
Con el cuerpo totalmente inmóvil, practica unos instantes la meditación de la mente natural. Una
vez que la mente está lo suficientemente clara, dirige tu atención a tu chakra del Corazón o Anahata.
Hazlo tan claro y prístino como te sea posible, que brille y resplandezca con una energía vibrante.
Cuando esté puro y transparente, irradiando desde tu corazón, deja que se disuelva y se transforme
en una flor de loto de doce pétalos verdes.
Concéntrate en esta zona en el interior de tu chakra corazón. El corazón es el principal transductor
de energía y también es un órgano de conocimiento; es la clave para desarrollar la clarisensación –el
sentido del tacto divino– y también el lugar donde ocurre la “gnosis”, el conocimiento directo de la
realidad suprema.
Este chakra Anahata se rige por el principio femenino o Diosa Shakti Kakini (Devoción). Este chakra
sirve como la sede de la memoria de Dios a través de la devoción, o bodhichitta, la mente de la
aspiración a la iluminación. Esta zona contiene los programas transcendentales que transforman las
cuestiones de supervivencia biológica en formas de compasión altruista
La energía del corazón es alimentada por el centro secreto, la sede de la energía de la fuerza vital.
El chakra del corazón contiene todos los impulsos de la naturaleza innata del ser o esencia. A este
centro llegan las entradas del cuerpo físico y mental. El corazón es como un espejo: si la entrada está
confusa y distorsionada, así es la reacción. Para activar la esencia del corazón, el cuerpo y la mente
deben estar purificados. El centro del corazón equilibra las energías masculina/femenina (ying/yang)
a través del cultivo del amor incondicional puro y el cultivo del cuerpo emocional superior.
Para despertar el chakra del corazón, piensa en alguien a quien ames profundamente. Siente tu
corazón abierto, emanando calor y luz. Ahora mantén este sentimiento y expándelo hasta que se
convierta en amor para todos los seres. Deja que esta cualidad de amor-felicidad circule desde el
centro de tu corazón al resto del cuerpo. Extiende el amor y el perdón hacia ti mismo y a todo el
planeta.

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

32

Siente la energía electromagnética irradiar desde tu corazón. Siente tu amor y gratitud sosteniendo
a la Tierra entera y a toda la vida. Cuando el centro Anahata está completamente despierto, el
cuerpo es transmutado por las emociones superiores y el chakra corazón inunda el cuerpo sutil con
amor divino; este flujo de energía vital es el amor de Dios.
Los yoguis dicen que este chakra se puede despertar simplemente a través de la repetición de una
sílaba o mantra hasta que se convierte en la forma espontánea de tu consciencia despierta. Este
chakra se despierta de acuerdo al grado de nuestro amor y devoción al Creador, o Ser Superior– la
consciencia divina de Todo lo Que Es.
Afirmación de Anahata: ¡Que la abundancia del poder galáctico del sueño más elevado genere por
siempre el corazón compasivo del amor cósmico!

Nivel 2: Activa el Plasma Radial: Silio

Respira profundamente a través de las fosas nasales y deja que tu consciencia fluya por tu nariz y
descienda a tu chakra del corazón. Lleva tu atención al interior del chakra del plasma Silio. Visualiza
el símbolo blanco irradiando corrientes luminosas de luz blanca.
Siente el plasma Silio, reunido en el chakra del corazón, descargando ondas de amor incondicional

en todo el planeta. En el interior de esta energía espiritual del corazón, siente la carga del electrón-
neutrón mental en resonancia telepática con el centro de la Tierra.

Repite lo siguiente mientras te enfocas en tu chakra del corazón: “Mi rol es cumplir las acciones
del Buda, yo descargo el electrón-neutrón mental en el centro de la Tierra”. El Buda es la mente
iluminada. Este potencial existe en todos los seres. También es conocido como el bodhichitta o
mente de iluminación.
Siente esta energía iluminadora de amor dentro de tu corazón. Sigue expandiendo esta hermosa
energía desde tu pecho para que barra poderosamente todo el planeta, poniendo fin a todo
sufrimiento. Siente el amor y la luz pulsando hacia fuera, onda tras onda, para la sanación de todas
las aflicciones, todas las almas hambrientas, los enfermos y los hastiados– sanándoles a todos con
impulsos positivos del corazón auto-iluminador. Con esta visualización, puede que desees cantar el
Respira profundamente a través de las fosas nasales y deja que tu consciencia fluya por tu nariz y

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

33

Sutra del Corazón Budista (Prajnaparamita): Gate Gate Paragate Parasamgate Bodhi Svaha (vamos,
vamos, vamos más allá, vamos a la otra orilla, todos aclaman al Iluminado).
Cubre la fosa nasal izquierda con el pulgar izquierdo y respira profundamente tres veces, inhala y
exhala a través de la fosa nasal derecha. Enfócate en el plasma Silio y siente el nuevo mundo de
emociones espirituales superiores vibrando y emanando de tu chakra del corazón. Ahora, cubre la
fosa nasal derecha con el pulgar derecho y repite las tres respiraciones. Centra toda tu atención en
tu chakra del corazón, el plasma Silio, y atrae con tu aliento la nueva realidad iluminada¬–luego
suelta, respirando amor puro a través de tu chakra del corazón al mundo, emanando vibraciones que
estabilizan el cuerpo astral y emocional, calmando el resto de los chakras.
La carga Silio completa el cuanto telepático y también completa la parte siete del
átomo del tiempo. En el centro de Silio, siente las cargas integradas del cuanto
sensorial: Dali, Seli y Gama transmutadas por Kali y unidos al cuanto telepático,
Alfa y Limi. Luego extiende tu mente telepáticamente al núcleo de la Tierra, descarga
el electrón-neutrón mental en el centro de la Tierra.
Nota: Un cuanto sensorial unido por el plasma catalítico a un cuanto telepático crean un
átomo de tiempo. Hay cuatro átomos de tiempo por cada Luna de 28 días, almacenados en
el centro de la Tierra como una Molécula Maestra de Tiempo (para obtener las instrucciones
completas ver 7:7::7:7 la Revelación del Telektonon).

Nivel 3: Interconecta la Séptima Esfera Mental (Perceptor Holomental)

Visualiza la séptima esfera mental (perceptor holomental) localizada en el centro del cuerpo calloso
del ser superior y proyéctalo en el cuerpo calloso del ser de 3-D y de 4-D. Este es el nuevo órgano
perceptual que nos permite acceder a los programas noosféricos, inclusive a los registros akásicos.
Esta séptima esfera mental también es la sede de tu “ser verdadero” o rigpa (ser de sabiduría). Todas
las esferas mentales son unificadas y accesibles a través de la séptima esfera mental.
El perceptor holomental es un órgano en evolución, el dispositivo sensor noosférico que nos abre a
una realidad cósmica completamente nueva. A la par que es el sitio y generador de las runas UR, las
matrices del tiempo cuatridimensional y la Matriz 441 del Synchronotron, el perceptor holomental
contiene el programa psicocultural cuatridimensional y el holoneme de la red del banco psi, lo que
significa que contiene el holograma de la realidad planetaria total percibida.

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

34

El estudio y meditación del perceptor holomental prepara la mente a abrirse a la dimensión galáctica
y recibir una base completamente nueva de conocimiento y percepción. El perceptor holomental se
activa a través de la aplicación y estudio diligente de la Historia Cósmica y la aplicación disciplinada
de los códigos de la matriz 441, según están regulados por el orden sincrónico.
Nota: Los pensamientos cósmicos son denominados ondas de “mentación”, formulada como las leyes del
pensamiento correcto, y son una función del perceptor holomental. Una onda de “mentación” es una
configuración de potencialidades telepáticas, independiente del idioma, y basada en la totalidad de órdenes
de preceptos supermentales, intrínsecos al conocimiento no egoico. Las ondas de mentación son una función
del perceptor holomental y operan en el núcleo central, irradiando a las diferentes esferas mentales lo que
sea necesario. Esta es la forma en que se establece la noosfera.

Nivel 4: Abre la Séptima Puerta de la Heptada (441)

Visualiza el chakra Anahata, la flor de loto de doce pétalos verdes con el plasma
Silio blanco y Sirio Beta 52/Elemento 113 azúl etérico superpuesto sobre éste,
en tu corazón. Mantén esta visualización y siente cómo se entremezclan los tres
mientras cantas la sílaba sagrada HRAIM el tiempo que tu respiración puede
prolongarla. .
Localiza la Puerta de la Heptada 441 y el emblema de Sirio Beta 52 /Elemento
113 azul etérico en el Perceptor Holomental 441. Su localización en la matriz es V11:H11, undécimo
circuito, 9a dimensión del tiempo, núcleo del tiempo interior. Ahora localízalo en tu cuerpo en el
centro de la parte superior de tu cráneo (ver gráfico al final de este capítulo).
Visualiza a Sirio Beta 52/Elemento 113 sobre Silio blanco en tu chakra corazón. Lleva a
Sirio B52 a la séptima esfera mental, en la novena dimensión del tiempo (núcleo del tiempo
interior), donde se activa la iluminación hiperplásmica como superconsciente hiperelectrónico
informando a las esferas mentales una y dos; así como el consciente subliminal hiperneutrónico
informando a las esferas mentales tres y cuatro.
Desde la séptima esfera mental, dirige mentalmente a Sirio Beta 52/Elemento 113 al chakra corazón
e imprímelo sobre el sello Silio. Mantén esto con cuatro respiraciones nasales alternativas (inhala
y exhala cuatro veces a través de cada fosa nasal), seguido de una respiración profunda a través de
ambas fosas nasales.
Desciende por la columna central (vertebral), segregando el hiperplasma Sirio B52 en todas las

Capítulo 5 • Yoga Sincrogaláctico: las Prácticas

35

144.000 fibras etéricas del cuerpo astral. Practica la respiración de fuego, respirando rápido y superficial
a través de la nariz, transmutando cualquier bloqueo u oscurantismo en corrientes cristalinas de
iluminación hiperplásmica extendiéndose a lo largo de todo tu sistema nervioso.
Sirio B52/Elemento 113 azul etérico vibra activando sutilmente fuerza en todas las fibras etericas.
Desciende de regreso al canal central hasta llegar al chakra raíz, donde descarga el electrón-neutrón
mental en el centro de la Tierra. Asciende al canal central y deja a Silio en el chakra corazón. Pon
de nuevo tu consciencia en la séptima esfera mental, en el centro del chakra corona, a continuación,
cierra y sella las siete Puertas de la Heptada con Sirio B52/Elemento 113. Relájate y respira lenta y
profundamente al menos 13 veces.
Runa UR Armónica 113, Sirio-Beta 52/Elemento 113, iluminación hiperplásmica: La
tonalidad de Sirio-Beta Codifica los Siete Días de la Creación como el Intervalo del Tiempo Perdido
Redimido.
Para la práctica adicional: Localiza la Puerta de la Heptada 441 en Hunab Ku 21. Observa que ésta
corresponde al Mago del Infinito, Señor del Cubo, Maestro de la Unidad de la Totalidad, Hunab Ku
21, La Fuente de Todo Movimiento y Medida. Estudia las conexiones (ver gráfico al final de este
capítulo).

Libro de la Transcendencia • Crónicas de la Historia Cósmica • Volumen VI

36

Chakras 8 y 9: Raíz de la Raíz y Corona de la Corona
El Chakra Raíz de la Raíz se extiende y abarca el núcleo octaedro de la
Tierra; es la matriz para asentar la mediumnidad cósmica. El chakra del
núcleo de la Tierra es el que nos da la habilidad para comunicarnos con los
espíritus elementales.
El Chakra Corona de la Corona se extiende y abarca la noosfera de la
Tierra. La corona noosférica es el control de la mente superior que nos
sintoniza con la consciencia telepática colectiva superior, el campo
del logos planetario, y con los estados superconscientes supermentales
supremos de la consciencia cósmica.
La actividad central de estos dos chakras es coordinar las funciones o
procesos evolutivos dentro del cuerpo celeste (un planeta), donde mantengan
su campo de energía. El logos celestial superior actúa sobre todos los aspectos
y facetas de la evolución de la consciencia a través de las esferas mentales;
esto abre una amplia gama de posibilidades de consciencia, percepción, sensación, etc.
Esto se extiende a los reinos superiores a las leyes del destino, las leyes de la creación y el absoluto. Este
es el reino del diseño cósmico que define la infraestructura del universo en que vivimos. Es el reino
del ser superior 5-D, el cuerpo de radiancia del logos planetario como acumulador transductivo de
todas las jerarquías, órdenes y ordenanzas. Mientras la raíz de la raíz es el depósito de la mediumnidad
cósmica, la corona de la corona es el cumplimiento y realización de todas las posibilidades de la
consciencia cósmica.